Revista R       Una nueva opción en información

Hermosura


Turismo

Hoteleria

Gastronomía

Cultura

Cinematógrafo

Entretenimiento

Televisor

Farándula

Deporte

Tierra

Modernidades Tecnológicas

Recetario Médico

Publicitarias

Productos y Marcas

Responsabilidad Social

Trapitos

Hermosura

Financieras

Un secado único, disruptivo ¡Perfecto!

iQ Perfetto es el primer lanzamiento de la nueva marca gama.professional, cuyo objetivo será crear herramientas profesionales con la última tecnología. Y para utilizarlo perfectamente, la estilista Susy Torres, nos da tips para un secado perfecto y sin maltrato.

 

iQ Perfetto es el secador más liviano en el mercado; pesa sólo 294 gramos, es decir, un poco menos que un par de zapatillas (300 gramos en promedio). Además, es 7 veces más veloz que uno tradicional, alcanzando 110.000 rpm.  

Revolucionario, ultraligero, compacto y minimalista, así es iQ Perfetto. Su innovador micro-filtro impide que las partículas de suciedad penetren en el interior del motor y su tecnología Auto-Clean hace rotar la turbina del motor en sentido contrario, permitiendo una limpieza profunda del filtro, expulsando las partículas presentes en el mismo; alargando su vida útil.

Además, tiene múltiples beneficios:

DISEÑO: No hay otro similar. El cuerpo del secador tiene la mitad del tamaño de los existentes.

BALANCEADO: El IQ Perfetto está ergonómicamente pensado para hacer la fuerza; evita esfuerzos prolongados, por lo que es ideal para profesionales.

COMPACTO: Su diseño concentra la potencia en un punto, desempeñándose de manera más eficiente.

CABLE: Sus 3 metros de longitud permiten moverse con libertad.

TECNOLOGÍA OXY ACTIVE: Cabellos brillantes y elásticos con una limpieza profunda del cuero cabelludo gracias a la emisión de oxígeno activo con función antibacteriana que elimina los radicales libres.

EFECTO VENTURI: La boca de salida está diseñada para multiplicar el flujo de aire gracias a un efecto de vacío, sin consumir más energía.

VELOCIDAD Y TEMPERATURA: Sus 3 velocidades y 3 temperaturas permiten múltiples configuraciones, dependiendo del tipo de cabello. Y su botón cool shoot ayudará a dar el toque final.

Con todos estos beneficios y los consejos de Susy Torres, Estilista Master de GA.MA Italy, se puede lograr un secado a la perfección:

1.      Cuando la idea es solamente secar para después utilizar la plancha o el rizador de cabello, no te compliques. Únicamente usa tu secador iQ Perfetto sin accesorios, sin boquilla ni difusor, direccionándola hacia la cabellera para obtener un secado global.

2.   Secarlo de manera global, te sacará del apuro de llevarlo mojado o húmedo; si seccionas la cabeza en aproximadamente 10 partes y a cada una de ellas le vas aportando aire caliente sujetando la punta con los dedos para tensar cada sección el resultado final será un cabello mucho más controlado, pues la tensión hará que obtenga la dirección correcta y se vea liso de forma natural.*

3.   Si deseas un peinado más pro y moldear las puntas durante el secado, sobre esa misma técnica de ir tomando cabello por secciones en lugar de usar las manos, utiliza un cepillo redondo y la secadora con aire caliente desde el crecimiento orientándolo por encima y por debajo del cabello detente un poco más de tiempo en las puntas y después de unos segundos oprime el disparo de aire frío para fijar el efecto y tu peinado será además de fantástico, muy duradero.*

*Ambos tips debemos aplicarlos con la boquilla o concentrador de aire colocado.

4.       No debemos olvidar que no todos los cabellos son crespos o lacios, para las melenas rizadas iQ Perfetto tiene como accesorio un difusor de aire, es la mejor opción para ese tipo de cabellos pues definirá los rizos con un volumen adecuado e increíble para hacerlos lucir espectaculares. Solo se trata de colocar el cabello húmedo con el producto de tu preferencia: mousse, crema, definidor de rizos directamente sobre el difusor inclinando la cabeza para lograr un volumen perfecto

 


 

 

 

 

Turismo

Hoteleria

Gastronomía

Cultura

Cinematógrafo

Entretenimiento

Televisor

Farándula

Deporte

Tierra

Modernidades Tecnológicas

Recetario Médico

Publicitarias

Productos y Marcas

Responsabilidad Social

Trapitos

Hermosura

Financieras

¿CUÁLES SON LOS ERRORES COMUNES AL INYECTARSE EL ROSTRO?

 

  El cirujano plástico Fernando Guerrero Burgos nos comparte el top five de equivocaciones que se cometen antes, durante y después de la aplicación de tratamiento antiedad.

  Saber si eres candidata a un tratamiento, conocer los productos que se usarán, elegir a un profesional y reconocer tus expectativas es indispensable para un buen resultado.

 

 Cada vez resulta más común que surjan conversaciones alrededor de quienes antes eran sinónimo de belleza y ahora lucen rostros irreconocibles tras someterse a tratamientos para aminorar la huella del paso del tiempo. Inyectarse en el rostro bótox, ácido hialurónico u otras sustancias se ha convertido en una tendencia; sin embargo, existen casos donde el arrepentimiento es el único resultado, con procesos que no tienen reverso por la falta de información de las pacientes.

El doctor Fernando Guerrero Burgos, especialista en Cirugía Plástica, Estética y Reconstructiva, nos comparte el top five de los errores comunes que se cometen en la sinergia entre paciente y un profesional que promete o sucumbe ante falsas expectativas.

1.- Seleccionar mal a la candidata

Cuando llegas al consultorio sabes qué quieres cambiar de tu rostro; sin embargo, es el experto quien te debe guiar respecto a si se puede lograr y con qué productos deberán trabajar. “No todas las áreas del rostro están hechas para alojar algún producto inyectado. Por ejemplo, una toxina botulínica (bótox), sirve para el tercio superior de la cara en mayor proporción que para la zona inferior. Como profesionales la usamos para suavizar las expresiones, no con el fin de paralizarlas. Se debe conocer también la temporalidad de cada inyección, para indicar al paciente fechas y zonas de retoque”, comparte el experto.

Señala que algunas pacientes serán candidatas a mejorías sólo con estos tratamientos inyectados, aunque se debe explicar que “la cirugía arrojará mayores resultados en manos expertas. La cara traduce errores de asimetrías, inflamación, edema, mala cicatrización y cuando me refiero a elegir bien a las candidatas es porque debemos conocer sus hábitos y estilo de vida para anticipar los resultados”.

2. Sucumbir ante falsas expectativas

Si bien con la era digital muchas pacientes piden presupuestos y asesoría en línea, el doctor Guerrero refiere a la importancia de conocer a la candidata en persona, ya que además de establecer una historia clínica se debe descartar que quien pide un cambio en el rostro padezca dismorfobia.

“Esto es una alteración psiquiátrica en donde la paciente jamás aceptará su realidad y buscará continuamente un cambio. Como profesional puedo ayudarle a alcanzar una armonía estética en su rostro, pero si su pensamiento no va de la mano con la realidad, no tendremos resultados positivos”.

3. No conocer el producto 

Aunque parezca lugar común, la mayor parte de las malformaciones en el rostro surgen por no conocer qué te van a inyectar. En el caso de México es la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) quien garantiza la calidad de lo que te inyectarás en el rostro.

“Estos sellos garantizan que el producto ha pasado por pruebas sanitarias y que cuentan con un nivel suficiente para el uso en humanos. Bajo ninguna circunstancia se debe usar un material que no se absorba en el cuerpo, todo biopolímero (que son las sustancias inertes que no se absorben) están perfectamente contraindicados, ya que causan una reacción antígeno anticuerpo y una enfermedad llamada poradyuvante o modelante, que provoca graves problemas a la salud de manera sistémica y local”, subraya el doctor.

La selección de los productos permite conocer la profundidad en la que será colocado, ya sea de manera subperióstica (por encima del hueso) con una duración de hasta tres años, o en una capa subdérmica (por debajo de la piel), donde las inyecciones se aplican para dar volumen definir ciertas áreas. También hay productos que van en la capa más superficial de la piel, tal es el caso de la toxina botulínica, que actúa a nivel de la placa neoromuscular para detener la acción de la contracción del músculo y lograr así una expresión más suave.

4. Elegir mal a tu experto

“Si nosotros vemos a un cirujano plástico que exagera en su manera de hablar, vestir o de actuar, es evidentemente el reflejo de lo que va a darle a sus pacientes. Invito a que sean selectivas y usen la lógica cuando están frente a un profesional, ya que esa imagen que proyecta es la que va a plasmar en ustedes”, afirma el doctor.

En su experiencia, “si a un profesional le parece bien que las narices tengan que ser en exceso respingadas y los labios luzcan gruesos, seguramente traerá ese look y repetirá esa imagen sobre el paciente, aunque éste no lo pida. Como pacientes hay que ser cautos y definir si el concepto de belleza que tiene el profesional es realmente lo que quiero que haga en mí. Pregunten de su trabajo, busquen recomendaciones, revisen otros procesos que hayan hecho con fotos del antes y el después, además de evidentemente verificar sus certificaciones”.

5. No seguir las recomendaciones después del proceso

Por falta de comunicación entre doctor y paciente, por desconocimiento de quien te hizo el tratamiento o por no seguir las recomendaciones, un tratamiento de inyecciones en el rostro puede tener consecuencias negativas.

“Las recomendaciones post operatorias son básicas en toda la inyección de cualquier producto que elijamos, hay sustancias que tienden a migrar si no se esperan por lo menos cuatro horas en el sitio de aplicación sin tallar la cara, sin hacer esfuerzos, sin agacharse o durmiendo en una posición semisentada”, detalla el experto.

Por ejemplo, si tras una inyección de bótox cerca de las cejas haces un esfuerzo, te agachas o te tallas, la sustancia puede subir a otro músculo ocasionando cambios en la forma del párpado. 

Recuerda que los tratamientos antiedad son una herramienta para mejorar ciertos aspectos del rostro; sin embargo, estos cinco puntos te servirán para tomar las decisiones correctas y obtener realmente los resultados positivos que buscas, sin parecer que deformaste tu aspecto.