Revista R       Una nueva opción en información

Recorridos


Turismo

Hoteleria

Gastronomía

Cultura

Cinematógrafo

Entretenimiento

Televisor

Farándula

Deporte

Tierra

Modernidades Tecnológicas

Recetario Médico

Publicitarias

Productos y Marcas

Responsabilidad Social

Trapitos

Hermosura

Financieras

Zempoala Hidalgo, un México por Redescubrir

Texto y Fotos. Rafael Del Valle Contreras.

Con una gran historia y pasado, el municipio de Zempoala en el estado de Hidalgo, a tan sólo 40 minutos de la ciudad de México. Ofrece a los visitantes una cascada de atractivos que van desde la historia del lugar, que se liga a sus ex haciendas pulqueras, la gran mayoría en perfecto estado, incluso conservando el mobiliario original de hace más de 100 años,  conocer la cultura que se ha creado en torno al maguey, no sólo en lo referente al pulque, que por sí mismo representa otro de sus atractivos, sino en todo lo que la planta de maguey ofrece a la industria y naturaleza. Rica gastronomía, una vez más ligada al maguey o a sus panes, iglesias y paisajes.

La característica principal de Zempoala, es que se trata de un municipio que no concentra sus atractivos en la cabecera municipal, sino se extienden a lo largo de todo su territorio. Permitiendo la implementación de diferentes rutas turísticas, que se pueden llevar a cabo en varias visitas.

Comenzando con centro del lugar,  en la plaza central, dos construcciones son las que sin duda llamarán nuestro interés: La Hacienda Casa Grande. Surgida a raíz de las leyes de Reforma. Los terrenos que eran propiedad del clero, pasaron a manos privadas (Cesario Enciso) y así se fue construyendo lo que ahora es la plaza central y la hacienda, que comenzó a funcionar como mesón. Al paso del tiempo, se le construyó un segundo piso, en estilo afrancesado como era la moda en el porfiriato y fue cambiando sus actividades, hasta llegar a nuestro días, para hacer un recorrido histórico o bien para celebrar diversos eventos sociales.  Siendo sin duda lo más interesante el perfecto estado de conservación y la riqueza que resguarda en mobiliario y artículos originales de su fundación.

       

El convento agustino del siglo XVI, junto a la parroquia de Todos los Santos,  nos recibe en primer lugar con una capilla abierta, la iglesia y su torre, que fue construida despues que la nave central de la capilla. Desde lo alto del campanario, simplemente se tiene una espléndida vista del lugar, que por su belleza  ha sido y es, locación para diversas películas del cine nacional. Finalmente antes de abordar el turibús que nos lleve por donde alguna vez, se encontraban las vías del ferrocarril que transportaba el pulque, que se producía en el lugar a la ciudad de México. El aroma a rico pan horneándose, guiará nuestros pasos a la Guadalupana, panadería con cerca de 70 años de existencia, que aún conserva sus hornos de leña y produce las famosas Burras, parecidas a un cocol pero hechas con miel y queso.

             

Un agradable Turibús, nos espera frente a la puerta principal de la parroquia, y nos llevará, como ya se ha dicho por el antiguo camino que ocupaban los durmientes del ferrocarril, disfrutando de un paisaje agavero, diversas vistas del volcán Tecajete y diversas haciendas, comenzando por la llamada San Juan Pueblilla, construida a finales del siglo XIX, que en su época de esplendor se dedicó a la producción de pulque. Actualmente su conserva su torreón, que alguna vez sirvió para protección y resguardo de la hacienda,  hoy se fabrica cerveza artesanal, existe un cómodo hotel y se alquila para celebrar bodas.

                                    

El recorrido continúa rumbo a la estación y hacienda de Tecajete. Lugar donde empezaremos a conocer una interesante historia, ya que allí se encuentran los manantiales que surtían de agua al llamado Acueducto del Padre Tembleque. Obra hidráulica que data del siglo XVI, cuyo destino era llevar agua justo desde el volcán Tecajete a la población de Otumba. En el año de 2015, fue nombrado por la UNESCO en la ciudad de Bonn Alemania como Patrimonio Mundial. El acueducto fue construido por iniciativa del Padre  Tembleque, que según se narra, subió varias veces al cerro Tecajete para hacer la planeación de esta obra hidráulica, que hoy en día, recibe a miles de turistas interesados en conocer su historia  y tomarse una foto en el lugar.

       

A la hora de la comida, nada mejor que lo más representativo del lugar, que para el caso de Zempoala, se puede comenzar, con un curado de diferentes sabores o pulque natural. mixiotes, ximbotes, barbacoa etc. Recalcando que justo el Ximbote, es lo más representativo. A una penca de maguey, se le separa la tela superficial, llamada mixiote, pero no en su totalidad, se le añade carne de cerdo, pollo o res, más nopales, papas y otras verduras, se cubre finalmente con la  maya del mixote, se amarra la penca y se lleva al horno en la tierra. Una verdadera experiencia para el paladar que al andar por estos rumbos no se puede dejar de probar.

Finalmente, antes de pensar en el regreso, se puede visitar una ex hacienda más, como por ejemplo la llamada de los Olivos. Igualmente en su pasado se dedicó a la producción de pulque, también conserva el mobiliario original y hoy en día se usa para eventos sociales. Se le puede recorrer para conocer más del mundo que se vivió en Zempoala, que desde un origen prehispánico, comenzó su historia llegando hasta nuestros días con un fuerte legado cultural, digno no sólo de un Pueblo Con Sabor, reconocimiento que le otorgó el gobierno de Hidalgo, sino bien debería de ser inscrito en la lista de Pueblos Mágicos del país. Lo cual sería un verdadero detonante para la creación de más servicios turísticos de calidad, ya sea en transporte, hotelería, señalización, restaurantes etc.

             


 

 


Turismo

Hoteleria

Gastronomía

Cultura

Cinematógrafo

Entretenimiento

Televisor

Farándula

Deporte

Tierra

Modernidades Tecnológicas

Recetario Médico

Publicitarias

Productos y Marcas

Responsabilidad Social

Trapitos

Hermosura

Financieras

Conocer Puebla, bajo el cobijo de un buen hotel.

Texto y Fotos. Rafael Del Valle Contreras.

Cuenta la historia que un 19 de mayo de 1863, dos días después de que las fuerzas mexicanas ya no tuvieran  medios para defender la ciudad de Puebla, el ejército francés entró a dicha ciudad, que vivió más de 60 días de sitio, sin agua ni alimentos. Encontrando una ciudad destrozada, gente con hambre y sed. Pero con el valor de las tropas republicanas que imposibilitadas para la defensa, destruyeron el armamento que quedaba y se negaron a firmar un documento que les impedía volver a levantar las armas ante el ejército invasor de Francia. Algunos historiadores hablan de crónicas que afirman que el sitio fue comparable con los hechos que se dieron en la guerra de Crimea u otros escenarios bélicos del siglo XIX.

        

155 años después, la historia de esos hechos dantescos, es simplemente eso, Puebla, continuó escribiendo su historia, levantándose de aquellas cenizas, para convertirse en la cuarta ciudad más grande de México. Dueña de diversos atractivos turísticos, que no solamente narran su historia, sino envuelven al paladar, a la vista y al corazón. Dueña una gastronomía que no se queda únicamente en el tradicional mole, semitas o chiles en nogada, sino se abre a la búsqueda de nuevos sabores, en sus diversos y contemporáneos restaurantes que buscan justamente combinar la cocina tradicional con otros elementos.

         

De igual forma, Puebla se valora y se presenta en sus museos, una vez más no sólo en los heroicos fuertes de Loreto y Guadalupe, escenarios de la batalla del 5 de mayo de 1862, donde “Las armas nacionales se vistieron de gloria” sino que sigue invirtiendo en crear nuevos espacios como lo es el Museo Internacional del Barroco. Construcción de vanguardia, obra del Arquitecto japonés Toyo Ito. Que a lo largo de sus 7 salas de exhibición, nos van llevando de la mano, tanto por la Puebla barroca, como por el barroco a nivel mundial, siendo así un museo que mantiene intercambio continuo con más museos a nivel mundial para la permuta constante de experiencia, conocimiento y materiales. Dando al espectador una forma interactiva de conocer este estilo artístico que prevaleció cerca de tres siglos y abarcó todas las manifestaciones artísticas.

         

Obviamente, para visitar una ciudad como lo es Puebla, se necesita de un hotel, que cumpla con todas las expectativas de calidad, servicio, limpieza y una buena cocina, para emprender una aventura turística.  Con una vista increíble  de la ciudad, en su terraza, el  Hotel Occidental JF Puebla, cumple en más de un 100%, con las exigencias y necesidades de sus huéspedes. Empezando por un decorado, que agrada a la vista, desde el mismo instante en que se entra al hotel. Que se mantiene en cada una de sus habitaciones e instalaciones, las cuales son amplias, confortables y cómodas. Resaltando el piso del cuarto de baño y regadera, cuya mejor característica es simple estar a una temperatura agradable a nuestros pies.

El Hotel Occidental JF Puebla, cuenta con  habitaciones en tipo Superior Ejecutiva, Suite y Honeymoon. gimnacio, Lobby, Bar (Medusas), Restaurante; con un variado y apetitoso buffet para el desayuno, posteriormente dando servicio a la carta, amplios salones para eventos con capacidad hasta para 200 personas, siendo uno de ellos totalmente privado y con vista casi de 360 grados.

Su cercanía con el centro de la ciudad (Zacatlán N.10, Colonia la Paz 72160 Puebla, Puebla, México) pero a la vez la tranquilidad que le rodea, son sin duda otro más de sus atractivos, sin olvidar su cercanía con la terminal de autobuses. Agregando también que su ubicación y comunicación lo ubica cerca de otros sitios de interés en Puebla, aspectos de suma importancia tanto para hacer turismo de hospitalidad, trabajo, individual o bien reuniones.

Puebla, cuenta con todos los servicios para quien decide conocerla. En su centro histórico resalta su catedral obviamente de estilo barroco, cuya construcción comenzó en el siglo XVI y así escribió sus leyendas, como por ejemplo la  campana  llamada Santa María de la Concepción que fue subida al campanario por los mismos ángeles, después de que los seres terrenales tras varios intentos no podían hacerlo. Cuenta con 7 vitrales hechos en Baviera, Alemania,bajo la firma F.X.Zettler el siglo XIX, en estilo Munich, de lo más destacado a finales de ese siglo. Los arcángeles: Rafael, Gabriel, Uriel y Chamuel, adornan las torres. La tumba del General conservador Miguel Miramón, tras dejar el panteón de San Fernando en la ciudad de México, por el simple hecho de que su viuda no pudo soportar que descansará en el mismo  camposanto que el Presidente Benito Juárez, lo trasladó a la catedral, creando así un punto más de visita en ese lugar.

Conocer Puebla, es conocer el lugar que nació del sueño que tuvo el obispo Juan de Palafox, que vio como los ángeles trazaban la ciudad, entendiendo que debía construir una ciudad en el punto clave entre el comercio que llegaba del Pacífico y el Golfo de México, convirtiéndose  por lo tanto en el punto económico de la entonces Nueva España. Un recorrido en Turibús nos permitirá descubrir sus puntos de interés además de tomar increíbles fotografías, saliendo desde el jardín de la plaza principal, regresando al mismo sitio. Sin olvidar la parte moderna de la ciudad, subiéndose a la llamada Estrella de Puebla que desde 2013, rueda de la fortuna que a sus 80 metros de altura contemplaremos otra hermosa vista de la ciudad, incluida los volcanes.

        


 


Turismo

Hoteleria

Gastronomía

Cultura

Cinematógrafo

Entretenimiento

Televisor

Farándula

Deporte

Tierra

Modernidades Tecnológicas

Recetario Médico

Publicitarias

Productos y Marcas

Responsabilidad Social

Trapitos

Hermosura

Financieras

Tlaxcala. Estado con Cultura, Historia, Gastronomía y Bellezas Naturales.

 Texto y Fotos. Rafael Del Valle Contreras.

Consolidado como uno de los atractivos turísticos más importantes del país, a tan sólo hora y media de la ciudad de México. Tlaxcala es un destino que nos ofrece, historia, gastronomía,  zonas arqueológicas, historia, atractivos naturales y sobre todo la hospitalidad de su gente, que cada uno de los puntos donde recibe visitantes, ofrecen un trato amable.

El recorrido por el estado, puede comenzar justamente visitando su capital, la ciudad de Tlaxcala. Si llegamos por la mañana, los restaurantes que se encuentran en los portales de la Plaza de la Constitución, Nos recibirán con ricos platillos que serán el preludio de las sorpresas que iremos recibiendo durante el día, al descubrir el estado.

Cita obligada en el centro de la ciudad, es la visita al Palacio de Gobierno del estado, Antigua construcción que data del siglo XVI, en la actualidad, su mayor atractivo son los murales que el autor tlaxcalteca Desiderio  Hernández Xochitiotzin plasmó en los muros del inmueble. La Historia del lugar y del país, se muestran en diversas escenas, que nos recuerdan nuestros orígenes y las diversas epopeyas que como nación hemos escrito en nuestra historia.

             

Otro punto importante para su visita, es su tradicional Plaza de Toros. Jorge “El Ranchero Aguilar”. Construcción que confirma el interés y gusto de los tlaxcaltecas por la fiesta brava, recordando que como estado, Tlaxcala, es el estado donde más ganaderías existen. Su origen data del siglo XVIII, lo que la convierte por tanto en monumento histórico al cuidado del INBA. Al casi llegar el final del mes de octubre, cada año se lleva a cabo la temporada taurina más importante de la plaza, que en el día de muertos celebra una de sus principales corridas.  La torre de la catedral de Tlaxcala, es el permanente acompañante de la plaza de toros. Justamente, con respecto a la catedral, conocida como la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, allí encontraremos la pila bautismal, donde se bautizaron a los 4 señores de Tlaxcala, que tras su apoyo a los conquistadores españoles, se hicieron a la fe católica. También encontraremos el púlpito aún el púlpito más antiguo del país y un hermoso techado de madera en estilo mudéjar.

              

Otro impresionante templo  por su belleza, que se puede visitar en la ciudad de Tlaxcala, es la Basílica de Ocotlán. Lamentablemente dañada en su fachada por el pasado temblor del 19 de septiembre de 2017. La buena noticia es que ya está recibiendo labores de restauración. Su construcción responde a la aparición de la Virgen María en el bosque de ocotes. Su fachada en color blanco, nos hará imaginar un rico pastel y su retablo barroco simplemente nos dejará impresionados, como antecedente a la visita del Camarín de  la Virgen. Espacio que por su belleza, es visita obligada en el lugar.

En los últimos años, ante la inquietud de fundar un nuevo pueblo en México, una serie de inversionistas, fundaron y crearon Val ´quirico, bajo un novedoso concepto de recrear una localidad con el encanto de la Toscana, con algo de influencia española. El desarrollo sin duda, ha sido todo un éxito. Cuenta ya con un club ecuestre, zonas habitacionales, totalmente resguardadas del turismo para seguridad y confort de sus habitantes. Más una zona de comercios y restaurantes, destinados justamente para los visitantes. Val ‘quirico, se construyó en los terrenos de lo que en la época  porfirista se encontraba la Hacienda de Santa Águeda, destinada a labores del campo. Sus viejos edificios se encuentran ya en reconstrucción, esperando en un futuro formar parte de los atractivos del lugar.

               

Finalmente, para terminar un día de visita en Tlaxcala. Durante la temporada de lluvias, justo en los meses de junio, julio y agosto, se puede vivir la experiencia de visitar alguno de los 27 Centros de Avistamiento del Santuario de las Luciérnagas. Dichos centros se localizan en el municipio de Nanacamilpa, a tan sólo  una hora de la capital del estado. Se trata de un extraordinario y único espectáculo de la naturaleza, que nos permite ver y conocer el apareamiento de estos insectos, donde el macho, justamente en ésta temporada del año, sale por la noche emitiendo su característica luz, en busca de la hembra que yace en el piso, iluminando la noche del húmedo bosque.

           

El llamado Santuario de las Luciérnagas, ha sido sin duda un boom turístico en los últimos años. Los fines de semana, atraen a miles de turistas, que ante todo, deben de llegar con la consigna de respetar todas las indicaciones de seguridad y respeto por el lugar. Resaltando el no usar ningún tipo de dispositivo que emita luz, ya que alteran la el rito de preservación de la especie que se llevan a cabo éstos animales. Se recomienda llevar zapatos apropiados para la lluvia o bien suelo húmedo y resbaloso, impermeable,  una muda de ropa para el regreso, no llevar sombrillas y nuevamente no usar dispositivos que emitan luz. Al final al regresar a la cabaña desde donde se sale para hacer el recorrido, serán recibidos con un café o chocolate caliente, pan dulce o tamal.

Tlaxcala, como dije al principio, está dando muestras de lo que el desarrollo de turismo, con atractivos interesantes, buen servicio, apropiadas restauraciones y servicios de calidad. Aspectos que todo turista celebras y son la base de una vista agradable con ganas de regresar al destino.

            


 


Turismo

Hoteleria

Gastronomía

Cultura

Cinematógrafo

Entretenimiento

Televisor

Farándula

Deporte

Tierra

Modernidades Tecnológicas

Recetario Médico

Publicitarias

Productos y Marcas

Responsabilidad Social

Trapitos

Hermosura

Financieras

¡Amealco Mágico!

Fotos. Rafael Del Valle Contreras.

·        Amealco ofrece a sus visitantes atractivo cultural, historia, tradiciones, gastronomía, campismo y contacto con la naturaleza.

·        Es la comunidad donde se elaboran más de 250 mil muñecas artesanales que se comercializan tanto en territorio nacional como en el extranjero

·        Es el municipio de Querétaro con el mayor número de población indígena. Más de 25 mil Otomíes le aportan gran riqueza cultural e histórica

A tan solo tres horas al norte de la Ciudad de México, podrás encontrar gastronomía, historia, artesanías, naturaleza y un lugar apacible que sin duda alguna te hará sentir: ¡quiero vivir aquí!

Sí, Amealco de Bonfil, es uno de los 18 municipios que conforman el estado de Querétaro, y cuyo nombre significa “Lugar donde brota el agua de las rocas".

” (Ameyalli ‘manantial’ y co ‘lugar’).

Al llegar a Amealco y ver su colorido centro histórico, lo primero a que te invita es a respirar la tranquilidad y amabilidad de sus pobladores. Y es que, no es para menos, es el municipio de Querétaro con mayor cantidad de población indígena, lo que le da una riqueza excepcional por su cultura, sus valores, sus tradiciones, resultando en una cálida armonía y una acogedora interacción la cultura otomí.

Este conjunto de elementos ha llevado a las autoridades a solicitar el denominativo de “Pueblo Mágico”, lo que contribuiría a atraer mayor número de turistas y generar también, beneficios económicos para sus habitantes.

                       

Amealco es para disfrutarse poco a poco, sin prisas, porque ahí la gente no conoce el estrés. La vida transcurre en tranquilidad y armonía.

Lo ideal es llegar temprano para aprovechar el día. Y la primera parada obligada es ir al mercado municipal para recorrerlo y disfrutar de la variedad de sus colores, el olor a comida tradicional y sus sabores ancestrales.

Su gastronomía se remonta a la época precolombina y traduce su herencia otomí y chichimeca a las exigencias de la modernidad. Ahí podemos encontrar la tradicional barbacoa de borrego, y para los paladares más aventureros, nuestros amigos amealcenses atesoran en su gastronomía local, los llamados ”chicharrones de res”, que son vísceras de res, fritas con una receta tradicional a modo de carnitas de cerdo.

Caminando por los pasillos del mercado municipal, también puedes encontrar simpáticos  “puerquitos de piloncillo”, que son panes con la figura del animal en cuestión, suaves y esponjosos, con el singular sabor dulce del piloncillo elaborado a base de azúcar morena.

También en el mercado local puedes degustar “tostadas arrieras”, son tortillas crujientes hechas a base de maíz azul, cubiertas con frijoles, una mezcla de nopales preparados con cebolla y cilantro, queso fresco y salsa; las más famosas son las elaboradas por “Juanita”, una mujer otomí muy conocida en el mercado, que orgullosa dice a los comensales “mis tostadas son siempre copiadas pero nunca igualadas”. Y con justa razón, porque son muy crujientes sin perder la suavidad, con un sabor único que es el resultado de su técnica de cocción y preparación de la tortilla, receta que fue heredada por su bisabuela, y de las que asegura, tienen la cualidad de no caducar hasta por un año.

Y para después de la comida, puedes ir a alguna de las pulquerías locales que datan de la época de la revolución, para disfrutar de su tradicional pulque y el aguamiel que por las condiciones del agua y el clima en la región, tienen un sabor especial. Para beber, también ofrecen a los turistas licores frutales de capulín, manzana, tejocote y guayaba, elaborados completamente de mane///ra artesanal.

Si visitas Amealco un día martes, podrás disfrutar de los “Martes de Mole”, una tradición ancestral, que tuvo su origen cuando las familias amealcenses basaban su economía en el comercio y viajaban a otras localidades para comercializar sus productos los fines de semana,  y en la que es clásica la preparación del famoso mole rojo con guajolote, acompañando el plato con arroz, frijoles y tortillas de maíz azul.

Si su gastronomía te conquistó, su historia, su cultura y sus tradiciones harán que tu visita sea inolvidable.

Parroquia de Santa María

El recorrido por el Centro Histórico comienza en la Parroquia Santa María, que se caracteriza por su arquitectura de estilo neoclásico que data del siglo XVIII, y cuya construcción tomó de 1775 a 1905. Es sin duda el templo municipal más importante.

Cuentan que fue hecha por los franciscanos, quienes solicitaron que su levantamiento fuera en forma de cruz y mantuviera una alineación astronómica para que el Este coincidiera con la cabecera y el Oeste con los pies, lo que permite que siempre sea visible su interior.

 

Palacio Municipal

Es una construcción del siglo XVIII que desde sus inicios fue una casa habitación, construida a un costado de la casa cural, por lo que se encuentra ubicada en el corazón del municipio.

Museo Ricardo Pozas Arciniega

Es un edificio del siglo XIX, que en 1987 fue donado al gobierno municipal y que hoy alberga al Museo de la Muñeca, también se encuentran fragmentos del “Mamut Colombino”, que son restos con una antigüedad de 10 mil años.

Casa de artesanías Doni

Si quieres llevarte un recuerdo de Amealco, el lugar ideal es este centro de artesanías, donde incluso, podrás aprender a elaborar una muñeca otomí, símbolo de esta comunidad.

También encontrarás prendas de vestir elaboradas con lana pura, como los quisquémetl o blusas y faldas de telas y colores chillantes, con sus cuellos de abanico.

          

Muñeca Otomí

En Amealco se encuentra el Museo de la Muñeca pues es la comunidad dónde se elaboran la mayor cantidad de muñecas artesanales de todo el país, ¡más de 250 mil muñecas al mes!

Estas icónicas artesanías le han dado fama al municipio, y es gracias al trabajo de grupos de artesanos otomís que han encontrado en esta noble labor su actividad económica.

Un trabajo que ha permitido reconocer su talento y llevar sus obras a infinidad de lugares, porque estas muñecas se comercializan en todo México, pero también en Europa, Asia y Sudamérica.

Con un padrón de más de 550 talleres en las zonas indígenas de Amealco,  se estima que hay más de 10 mil 500 personas trabajando en los diferentes procesos de elaboración de la muñeca, como corte y confección, bordado, tejido, trenzas, etc. 

 

De esta forma, una tradición que acuña la labor de sus ancestros y personifica en trapo su cultura y vestimenta a la usanza con la que fueron criados, los juguetes de la infancia que añadiendo a cada un su remate particular, ahora es el sustento de muchas familias.

En el museo dedicado, se pueden apreciar muñecas provenientes de diferentes estados de la república mexicana e incluso de otros países. Ahí podrás conocer la historia de la muñeca artesanal, seguir cómo ha ido evolucionando desde su origen hasta el día de hoy y las diferentes versiones que existen de ella y donde

 

¿Cómo llegar

Si viajas por carretera desde la Ciudad de México, toma la autopista federal número 45 y al llegar a San Juan del Río toma la desviación rumbo a “La Muralla”, y tras 29 kilómetros por la carretera estatal, llegarás a Amealco.

Desde la Ciudad de Querétaro, se sigue la autopista federal número 45 rumbo a la Ciudad de México, y a unos 36 kilómetros se toma la desviación que va a Galindo y a Amealco, y tras recorrer 30 kilómetros se llaga a ésta último destino. Si vas en autobús, en la terminal de San Juan del Río podrás tomar el transporte.

Clima

Amealco es de clima extremosos, es decir, alcanza temperaturas altas en verano, y muy frías en invierno, incluso llega a caer nieve. La temperatura máxima en promedio no rebasa los 35º C  (en algunos casos) y la temperatura fría en promedio es de 5º C a -1º C.

Hospedaje

En Amealco puedes hospedarte en los hoteles ubicados en el centro del municipio, pero si quieres mayor tranquilidad, la mejor opción es alquilar una cabaña en los alrededores y disfrutar a su vez, de hermosos paisajes boscosos.  Si vas en temporada alta es recomendable hacer reservación.

En la página www.visitaamealco travel podrás encontrar información adicional de restaurantes, hoteles y más atractivos turísticos.

 

                    

 

 

 

 


Turismo

Hoteleria

Gastronomía

Cultura

Cinematógrafo

Entretenimiento

Televisor

Farándula

Deporte

Tierra

Modernidades Tecnológicas

Recetario Médico

Publicitarias

Productos y Marcas

Responsabilidad Social

Trapitos

Hermosura

Financieras

Aventura del Café.

Texto y fotos. Rafael Del Valle Contreras.

Aventura y café, son sin duda dos palabras que invitarán a cualquier viajero a salir lo más pronto posible, vivir experiencias inolvidables y disfrutar de la bebida más consumida en el mundo.. el café

Turitur, conocido ya por su catálogo de atractivos paseos, justamente conjunta estas dos palabras y pondrá  a disposición del mercado su nuevo tour. Aventura del Café.  Complementando el ya conocido Sierra del Café, sólo  que en Aventura del Café, se viaja a Xalapa, capital del estado de Veracruz y en el segundo día de actividades se visita México Verde para vivir  turismo de aventura y convivir con la naturaleza.

Sierra del Café está concebido para disfrutar de la belleza de la ciudad de Córdoba, conocer los secretos cafetaleros de sus haciendas y cafeterías, además de reencontrarse con la historia del lugar, junto al disfrute del café en sus diversas formas de extracción.

Aventura del Café, amplía las posibilidades que esta zona de Veracruz resguarda, sin olvidar la parte cultural e histórica veracruzana, visitando una vez llegando al destino y comer en uno de los mejores restaurantes del lugar, el Museo de Antropología de Xalapa.

Considerado el segundo museo en su tipo más importante de América Latina, tan sólo atrás del  Museo de Antropología de la Ciudad de México, su visita nos dice ya, lo que nos espera en todo el recorrido. El conocer las famosas Cabezas Olmecas, nos dejará perplejos ante lo magnifico de su estructura, sin dejar pasar la oportunidad de tomarnos las primeras fotos, que formarán parte de una larga lista que tomaremos.

La importancia del museo, radica en su amplia y muy bien conservada colección, que bajo la guía de un experto que Turitur nos pone, viajaremos al pasado para conocer las culturas Olmeca, Totonaca y Huasteca, sin dejarnos de sorprender con la historia de una de sus piezas, llamada El Señor de las Limas, que fue robada y al no ser vendida se encontró abandonada y pudo regresar al museo.

Finalizada la visita al museo, las actividades continúan, conociendo en el pueblo mágico de Coatepec. La Mata “Beneficio de Café” reencontrándonos una vez más con el principal producto del  café. Su almacenaje y proceso nos será explicado para terminar la visita ya con el sol a unos minutos de ocultarse, tomando una rica y aromática taza del grano.

Una visita rápida al centro del pueblo mágico será, el preludio  de una cata  de café al compás del canto de las cigarras en la Finca Don Silvano. Conoceremos los cuatro sabores básicos que detecta nuestro paladar, también probaremos el rico café que allí cultivan, combinando su sabor con la gastronomía del lugar, nada más y nada menos que  de una típica gordita veracruzana de frijol acompañada carne de cerdo con plátano y cebolla caramelizada en  una salsa chipotle, preparada por la chef Tania Bonilla. El regreso  de la finca al camión que nos llevará al hotel, lo haremos en una caminata entre el sonido del río, las cigarras y alguno que otro mosquito.

     

Pasaremos la noche en un cómodo hotel, al otro día nos pararernos muy temprano en la mañana del domingo a un desayuno buffet,  Sin antes dejarnos sorprender  y correr por la cámara fotográfica para no dejar de hacer clic ante el Pico de Orizaba y el Cofre de Perote que se mostrarán espléndidos desde la terraza del hotel.

    

Tras un recorrido en el autobús por el centro de Xalapa, nos dirigiremos hacia Jalcomulco, donde México Verde, especialistas en actividades de ecoturismo, destacando el rafting que se hace en el río Jalcomulco, siendo catalogado el lugar como uno de los mejores en el país y a nivel mundial para realizar este deporte nos abrirá las puertas de la naturaleza. Para quienes no gusten de aventuras llenas de adrenalina, pueden permanecer en el campamento y pasar el tiempo en la alberca, tirolesa o simplemente caminar por el lugar y tomar fotografías.

    

Con respecto al rafting, tenemos la certeza de estar en manos de guías expertos y muy bien capacitados, utilizando equipo de primer nivel que es renovado de acuerdo a estándares de calidad. Una explicación previa del cómo manejar el remo y qué debemos hacer en cada una de las situaciones que se nos presentan, será seguido de vivir la experiencia en cerca de dos horas, disfrutando del paisaje sin igual del lugar.

Finalmente,  después de darnos un baño y ponernos ropa seca, haremos la última comida  buffet del paseo, tomaremos más fotografía y subiremos al autobús para regresar a la ciudad de México, en hora prudente, viendo el atardecer desde el camión  e irnos con una gran sensación, buenos recuerdos y deseos de volver a vivir la Aventura del Café, que Turitur tiene disponible desde el próximo 15 de julio del presente año.